2021-11-23T15:00:16+00:00

🍀CONTENT-LAB
Juan Ignacio Campanelli: la nueva cara de EcoFold

Compartir esta nota

Por Rodolfo Rey Blanco

15 años en Coca-Cola, dos programas en el IAE y un posgrado en la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, su principal objetivo es guiar la transformación de la start-up hacia una compañía internacional.

PT: ¿Cómo fueron tus comienzos en consumo masivo?

JIC: mi primer trabajo fue en una PyME textil, mientras terminaba la carrera de Ingeniería Industrial en la UBA. Cuando me recibí entré al programa de Jóvenes Profesionales de Coca-Cola en el área de Customer Service, donde trabajaba con los embotelladores de la marca. Más tarde, pasé a la parte de nuevos productos de Supply Chain como Project Manager y un tiempo después realicé un short-term assignment de tres meses en México, donde brindé soporte en el traspaso de fórmulas y productos de jugos Del Valle. Cuando volví a la Argentina, fui supervisor de producción, con 25 personas a cargo, donde me encargaba de la implementación de herramientas de mejora continua, algo que desconocía y que implicó un gran desafío para mí y significó una de las etapas más enriquecedoras de mi carrera. También fui gerente regional de Compras, trabajé en las áreas de MKT, Planeamiento Estratégico y Operaciones y estuve un año en Chile como Franchise Leader. A mi regreso, estuve en Customer Development y, finalmente, dejé la compañía a fines de 2020 en busca de nuevos desafíos y una nueva aventura.

PT: ¿Cómo llegaste a EcoFold?

JIC: después de unos meses sabáticos en los que me dediqué a viajar con mi mujer, a leer mucho, a hacer cursos y a descansar la cabeza, apareció la propuesta de esta start-up, justo cuando había recomenzado mi proceso de búsqueda laboral. Tuve una entrevista con los socios y me pareció un proyecto fascinante, inspirador y desafiante.

PT: ¿Qué es lo que más te llamó la atención de la propuesta?

JIC: me interesó su propósito con todo lo que significa. Si bien alguna persona distraída puede pensar que EcoFold es solamente una empresa que hace displays sustentables, yo estoy convencido de que viene a cambiar el juego de la industria, lo que se conoce como game changer. El display sustentable es la punta del iceberg; es solo el comienzo. Además, me gusta ser parte de la solución y no del problema. Estos nuevos diseños son una respuesta para que no se emita tanto carbono; estoy convencido de que las empresas no tendrían la necesidad de compensar tanto si hicieran las cosas bien desde el principio.

PT: ¿Hubo algo más que te sedujera?

JIC: sí. El equipo que rodea al proyecto. Se trata de personas que vienen de diferentes lugares y que piensan de formas distintas, y por eso se complementan. Me atrapó el desafío de empezar a aprender algo nuevo y poder ser parte integral de la toma de decisiones y también de la estrategia de algo cuyo techo desconocemos. Todo eso y la nueva red de partners para llevar EcoFold al mundo es muy inspirador.

PT: ¿Por qué te eligió la compañía para ser el Managing Director?

JIC: luego de crear la empresa y, a medida que avanzaban, los socios descubrieron una necesidad de complementar el conocimiento y experiencia que tenían con una persona que tuviera un perfil relacionado a los procesos de una corporación con una estructura de trabajo y marco formal que le permitiera a la start-up llegar a otro nivel.

PT: ¿Cuáles son los objetivos de EcoFold y los tuyos?

JIC: el objetivo principal de la empresa es desarrollar una red global en todo el mundo. Estamos arrancando en Latinoamérica y empezamos a hacer pie en Europa. Pero el principal desafío es construir un ecosistema colaborativo que nos permita fomentar la innovación y la eficiencia y seguir adelante en el camino del triple impacto. Queremos ser referentes de eso en la industria a nivel internacional y mostrar que lo que hacemos no solo se reduce a la fabricación de un display sustentable, sino que tiene que ver con un concepto mucho más integral. En lo personal, mi objetivo es seguir aprendiendo y aportar a EcoFold todo lo que sé y mi experiencia. Entré en la compañía para guiar su transformación y acompañar el desarrollo desde esa parte embrionaria de una start-up a una compañía internacional.

 


Compartir esta nota