2021-06-30T20:44:16+00:00

💬ENTREVISTA
Christina Mallon, Global Head of Inclusive Design, Wunderman Thompson Grand Prix de Innovación en el Cannes Lions por Rexona Degree

Compartir esta nota

Desde hace más de un año quería que pudiéramos hacer una entrevista a Christina Mallon, Global Head of Inclusive Design de Wunderman Thompson. Ahora se dió la oportunidad y justo ganó el Grand Prix de Innovación en el Cannes Lions junto a Rexona-Unilever, por su diseño inclusivo. Estoy doblemente feliz 
Christina es una persona muy inspiradora que afronta sus limitaciones de un modo positivo, al mismo tiempo que aprovecha sus posibilidades profesionales para  transformarlas en un propósito de vida. Nuestro colaborador Rodolfo Rey Blanco le hizo una muy linda entrevista, es un placer compartirla con nuestros lectores.
Susana Barros Dominguez, editora de PORTAL HUMANO y de PUNTO TRADE

 

Por Rodolfo Rey Blanco

Christina Mallon es líder global de Diseño Inclusivo y Accesibilidad Digital en la agencia creativa Wunderman Thompson. Hace diez años, le diagnosticaron una patología progresiva conocida como síndrome del brazo flotante, una variante de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Desde hace tres, no tiene ninguna movilidad en sus miembros superiores. Podría decirse que su caso es uno de los ejemplos más tangibles de cómo los obstáculos pueden transformarse en oportunidades. En la actualidad, co-dirige el Open Style Lab, una ONG que se dedica a crear soluciones funcionales de vestimenta y productos para personas con discapacidad. Además, y gracias a su colaboración, el pasado jueves 24 de junio la filial argentina de la agencia en la que trabaja obtuvo el Grand Prix de Innovación en el festival Cannes Lions, por el lanzamiento de Rexona Degree, un desodorante inclusivo que facilita el uso para personas con discapacidad 

(https://www.wundermanthompson.com/news/grand-prix-win-at-cannes-lions-2021)

 PT: ¿Qué significó ganar el Grand Prix de Innovación en el Cannes Lions por Rexona Degree?

CM: Estamos muy contentos con el resultado ya que fue un trabajo en equipo. Durante los últimos 11 años, desde que comenzaron a paralizarse mis brazos, traté de focalizarme en las dos partes más difíciles de ser una persona con discapacidad. La primera tiene que ver con la idea preconcebida de negatividad y tristeza que muestran los medios y la publicidad. Y la segunda se refiere a no poder utilizar ciertos productos. Así que tomé estos dos conceptos para crear una práctica de diseño inclusivo en Wunderman Thompson, mediante la cual ayudamos a nuestros clientes a crear productos y publicidad inclusivos para personas con discapacidad. Y esto es importante porque todas las personas en el mundo experimentan cierta discapacidad en algún momento de sus vidas. Entonces, si sos una marca que quiere fidelizar a sus consumidores necesitás adaptarte a esas habilidades que cambian con el tiempo.

PT: ¿Cómo funciona Degree y por qué es útil para personas con discapacidad?

CM: Si bien es roll-on como otros desodorantes, en su parte inferior tiene un área por donde se puede meter la mano, lo cual permite una mejor sujeción. Y para las personas que no pueden agarrarlo posee un método deslizante que permite la sujeción a un gancho o al pie. Es decir que se puede sujetar o colgar para luego acercar la axila y así utilizarlo. Además, su tapa se ajusta con magnetos y tiene un gancho en la parte superior para colgarlo en cualquier lugar. Está todo diseñado para que su uso sea más fácil para todos (https://www.wundermanthompson.com/work/degree-inclusive).

PT: ¿Este producto ya está en el mercado?

CM: Todavía no. Para desarrollar nuestros diseños inclusivos colaboramos conjuntamente con la comunidad. Es decir que, para crear los prototipos iniciales, trabajamos con 10 consultores sobre discapacidad. Por eso, en estos momentos lo estamos testeando en personas con discapacidad para asegurarnos de que no estamos dejando ningún detalle de lado. 

PT ¿Cuándo esperan lanzarlo?

CM: En 2022. Tuvimos que posponerlo por la pandemia y las complicaciones que eso trajo aparejado. Nuestra prioridad es hacerlo bien antes que rápido.

PT: Antes del diagnóstico de tu patología, ¿habías tenido algún tipo de contacto con personas con discapacidad o habías trabajado en ese tema?

CM: Sí. Mi padre es diabético, mi madre es disléxica y tengo una amiga que es usuaria de silla de ruedas. Así que si bien la discapacidad ya era parte de mi vida, no se transformó en mi propósito de hacer un mundo más igualitario para personas con discapacidad hasta que yo fui una de ellas. 

PT: ¿Por qué elegiste eso como tu propósito de vida?

CM: Porque tuve la oportunidad de hacerlo, tenía el apoyo de mi familia y mis amigos y también las habilidades para utilizar mi poder para cambiar el mundo. Además, tenía contactos y, en ese momento, estaba en una de las mejores agencias de publicidad, lo cual me brindaba la posibilidad de hacer cambios, algo que pocos podían hacer. Luego, me pasé a Wunderman Thompson porque pensaba que era la mejor agencia para hacer este tipo de cambios en la industria por su cultura inclusiva y liderazgo femenino. Elegí esta agencia como el lugar desde donde quería hacer esos cambios y estoy trabajando allí desde hace cuatro años.

PT: ¿Cómo sabías que la agencia iba a estar dispuesta a acompañarte en esos cambios?

CM: En realidad, no tuve muchos problemas para convencer a su equipo. Junto a mis dos socias, Grace Jun y Pinar Guvenc, co-dirigimos una ONG de diseño inclusivo llamada Open Style Lab (https://www.openstylelab.org/), mediante la cual tuvimos mucho éxito creando productos accesibles. Es decir que la agencia ya sabía que yo podía ocuparme de ese tema. Por otro lado, ya había hecho grandes trabajos para Tommy Hilfiger Adaptive, la línea para personas con discapacidad de esa marca. Así que ya había demostrado que podía llevar a cabo acciones de esta índole que pudieran ser beneficiosas para la comunidad. 

PT: Los productos que desarrollaste tanto en Tommy Hilfiger Adaptive como en tu ONG, ¿fueron lanzados a nivel mundial o solo dentro del mercado norteamericano? 

CM: Los productos de Tommy fueron lanzados en Estados Unidos, Canadá y Australia y en algunos otros países. Los productos de mi ONG no están a la venta sino que los desarrollamos para que las personas mismas los diseñen. Somos más una institución educativa que productora. Entrenamos a las personas para que puedan diseñar de forma inclusiva y luego creamos moda adaptada con nuestros colaboradores y la comunidad. Tenemos terapistas ocupacionales, ingenieros y diseñadores de moda, que le brindan herramientas a las personas con discapacidad para crear su propia línea de ropa. Es que ellas tienen las habilidades pero no las herramientas adaptadas para hacerlo. Así que nosotros creamos esas herramientas y las contactamos con otros creadores con la esperanza de que puedan expresar su creatividad de la forma que quieran.

PT: ¿Cuáles son tus objetivos principales en el área de inclusión de la agencia?

CM: El mundo es diverso y por eso debemos asegurarnos de que estamos diseñando comunicación, productos y sitios web con comunidades diversas, lo que llamamos co-creación. Porque cuando alguien crea algo, ya sea un aviso publicitario, un sitio web o un producto, su experiencia personal se refleja en eso que creó. Esto significa que no todos están reflejados en el producto. Por eso, tenemos que asegurarnos de que cuando creamos un producto también se reflejen las experiencias de otras personas en los diseños, que pueden ser diferentes a las propias. 

PT: ¿Wunderman te da libertad para esas creaciones?

CM: Wunderman me da la posibilidad de pasar tiempo con nuestros mejores clientes y socios para guiarlos en la creación de productos accesibles e inclusivos debido a que ellos son su prioridad. Ninguna otra agencia me dio la oportunidad de asegurarme de que el trabajo que hacemos para nuestro cliente beneficia al mundo. Creo que esa mentalidad de la agencia hace que las personas sigan trabajando con y para ella 

(https://www.wundermanthompson.com/insight/inclusive-experience-practice).  

PT: ¿Te sucedió que algún cliente no se mostrara receptivo a tus propuestas?

CM: No todos los clientes aceptan los proyectos. Muchas veces no piensan que el diseño inclusivo es una prioridad y no sienten que al hacer este tipo de trabajo van a mejorar sus resultados, no creen que este mercado sea tan grande y tampoco creen que sea su responsabilidad hacer productos que muestren la diversidad del mundo. No todos nuestros clientes están dispuestos a dedicar tiempo, esfuerzo y dinero a reevaluar sus experiencias de compra y establecer quiénes quedan afuera. Sin embargo, muchos otros como Microsoft, Tommy Hilfiger, Rexona Degree y Unilever fueron muy abiertos y se preocuparon por entender este mercado. 

PT: ¿Qué se puede hacer para que esas empresas más reticentes cambien de opinión?

CM: Convencer a sus competidores para que ellos se pongan celosos y también lo hagan. Así es como funciona. Para que las marcas y los negocios se preocupen por estos temas hay que hablar de un caso de negocios y luego de un caso personal. Cuando me presento ante los clientes, les hablo de cómo las empresas inclusivas tienden a experimentar una mayor participación de los empleados. Esto se debe a que los empleados quieren que las marcas para las que trabajan sean un reflejo personal de ellos mismos. Por eso, hablo de cómo los empleados están más contentos de trabajar en proyectos como los que hacemos nosotros. Pero también hablo de mi historia personal porque las personas no se dan cuenta de que algo tan sencillo como no poder ponerte un desodorante te frena para ir al trabajo, tener una cita o salir con tus amigos. Y creo que cuando estas personas se enteran de que el producto que crearon les impide a otras personas vivir sus vidas plenamente ellos se toman la responsabilidad de cambiarlo. La mayoría de las veces tiene que ver con que las marcas no son conscientes de a quiénes dejan afuera. Lo desconocido hace que las personas tengan miedo. 

PT: ¿Cómo podemos cambiarlo?

CM: Para que todo esto suceda, tenemos que preguntarnos cómo hacemos para que, en nuestro equipo de trabajo, haya personas con otros puntos de vista. La discapacidad es causada por un mal diseño. Por ejemplo, yo tengo una discapacidad porque no puedo abrir una puerta debido a sus picaportes inaccesibles. O me siento discapacitada cuando voy de compras porque nunca muestran a una persona con discapacidad en los negocios o las publicidades. Como creadores tenemos la habilidad de cambiarlo. Tenemos la capacidad de hacer una sociedad más igualitaria. 

PT: En la Argentina, existe una ley (25689) que establece que el Estado debe emplear un mínimo del 4% del total de los puestos de trabajo en todos sus organismos para personas con discapacidad. Esta ley no aplica a las empresas ¿Qué sucede en Estados Unidos?

CM: La tasa de desempleo de personas con discapacidad en Estados Unidos es doble comparada con quienes no tienen una discapacidad. Sin embargo, en estos momentos hay incentivos económicos para que las empresas contraten a personas con discapacidad. Considero que debería haber cupos específicos para personas con discapacidad. En países como Brasil o la India las compañías son multadas si no tienen a estas personas en su staff. Me gustaría que ese fuera el caso en mi país.

PT: ¿Qué pensás sobre educación inclusiva en todos los estratos académicos, desde la escuela primaria hasta la universidad?

CM: La educación sobre los temas de discapacidad fue eliminada del sistema educativo de todos lados. Creo que debería haber una nueva mirada sobre la currícula educativa para entender el tema, especialmente si tenemos en cuenta que la discapacidad será parte de todos, en algún momento de nuestras vidas. Por eso es importante que los educadores puedan transmitir estos conceptos. 

 


Compartir esta nota