2020-06-30T16:53:23+00:00

Hoy on line, mañana otra vez presencial

Compartir esta nota

Jorge Vázquez, CEO de Redegal España empresa dedicada al marketing y a la comunicación digital, consideró que  “por mucho que esta crisis sea una inflexión en el comercio electrónico, cuando todo vuelva a la normalidad las firmas de moda seguirán vendiendo la mayor parte de la colección en las tiendas físicas”.

En una nota que publicó el “InfoRetail”, Vázquez sostuvo que “estamos ante una excelente ocasión para generar marca, para prepararnos para el regreso a las tiendas de contacto real, con escaparates a pie de calle”.

“Estamos viviendo un momento apasionante en la historia del retail a nivel mundial, ya que ante el cierre del comercio físico y las dificultades de circulación para acceder a los productos de primera necesidad, el e-commerce es el único canal para satisfacer los deseos de los consumidores y que las marcas continúen con su actividad comercial”, afirmó.

Redegal afirmó que “nos encontramos ante un escenario de oportunidad, de invertir, de mejorar nuestra marca, de hacer cosas diferentes”

Según InfoRetail, antes de la cuarentena en España la facturación de las tiendas de moda era 92% por ventas a través de los canales tradicionales y 8% por por venta on line”.

Vázquez subraya que pese al cambio de hábitos por la pandemia, cuando se retome la normalidad la venta presencial será otra vez el principal canal de comercialización.

“Generemos comunidad, invirtamos en conocer al consumidor. El canal online, en el que ahora se refugian los clientes, es idóneo para interactuar con ellos, conocerlos y luego fidelizarlos en la reapertura”, reflexionó Jorge Vázquez, recomendando que es necesario “continuar con la excelencia en la experiencia de cliente y la emoción durante todo el customer journey”.

“Trabajemos en un contexto omnicanal, posicionando a nuestro cliente en el centro y con un comercio unificado desde el punto de vista tecnológico”, concluyó desde Redegal, resaltando que “las marcas que mejor se comporten durante esta crisis son las que saldrán más favorecidas”. En definitiva, “nos encontramos ante un escenario de oportunidad, de invertir, de mejorar nuestra marca, de hacer cosas diferentes”.

Supermercados suman un perfil social a su actividad

Ante la cuarentena y las restricciones de movilidad, varias cadenas de supermercados en España han adoptado medidas con un sesgo social para acompañar a los grupos de riesgo mientras el confinamiento.

Según publicó el portal InfoRetail, varias cadenas integrantes de la Asociación Española de Distribuidores y Supermercados (ASEDAS) pusieron en marcha programas para ayudar en las compras de los sectores más vulnerables.

Entre ellas se destaca la implementación de horarios especiales para ellos, dándoles preferencia en la atención. En algunos casos también se incorporó a esta selección a profesionales de la sanidad, bomberos y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Además, varias cadenas se han unido a diferentes iniciativas de soporte a mujeres en riesgo de sufrir violencia de género.

“Desde hace tiempo venimos observando que las tendencias demográficas podrían convertir a medio plazo al supermercado en un centro de servicios de especial utilidad para personas mayores y otros colectivos. La crisis sanitaria nos reafirma en esa función para la que el supermercado de proximidad está preparado dada su cercanía a las viviendas y trabajos de los ciudadanos y a su presencia tanto en centros urbanos como en zonas rurales”, señaló a InfoRetail Ignacio García Magarzo, director general de Asedas.

Seguridad, delivery y conciencia social, próximas exigencias del consumidor español

El consumidor español pondrá el acento en la seguridad en los establecimientos, el reparto a domicilio, y la concienciación social de las marcas para los próximos seis a nueve meses, según un estudio de la empresa Capgemini, publicado por InfoRetail.

El trabajo publicado tiene como objetivo comprender cómo el impacto de la pandemia va a marcar nuevas pautas de comportamiento y expectativas de consumo.

Asimismo, indicó que “España es el país de la Unión Europea con más porcentaje de optimistas. Así, el 46% de los consumidores nacionales consultados es optimista con la recuperación en los próximos seis meses, un 35% es pesimista y un 19% no sabe decir”.

Agregó que “para un horizonte de 12 meses, el 70% de los consumidores españoles consultados se muestra optimista, en línea con la media global de países”.

Otro apunte resalta que “según los datos disponibles para España para los próximos seis-nueve meses, los consumidores que tienen un alto nivel de interacción con los canales online será del 37%, contra a un 25% antes de la pandemia.

En lo que respecta a tiendas físicas, y ateniendo al mismo periodo, el 58% de los consumidores españoles espera tener un alto nivel de interacción con ellas, una ratio por debajo de los niveles anteriores a la pandemia (cifrada en el 74%), pero superior a la media global del conjunto de países analizados (39%).

El informe reproducido por InfoRetail señaló que un 71% de los consumidores españoles preferirá comprar en cadenas que adopten prácticas de seguridad en el establecimiento, una nueva disposición de productos, más pagos digitales y sistemas de autocompra sin contacto. En España todos estos aspectos están por encima de la media global.

En consecuencia, el informe sugiere que “los retailers deben destinar esfuerzos en todo lo concerniente a los espacios y las funciones de

automatización, incluyendo reorganizar el interior de las tiendas para asegurar el distanciamiento social, sistemas móviles de autoconsulta o autopago, o la adopción a escala de los servicios de pago digitales y sin contacto”.

En tanto, el 66% de los consumidores españoles preferirá comprar en locales  que den garantías de seguridad en el reparto (por ejemplo, mediante identificadores o pegatinas que destaquen una práctica de entrega segura, la desinfección del paquete, etc.).

Las categorías de productos en las que los consumidores españoles señalan que incrementarán más sus compras son alimentación (así lo expresa el 33% de los consumidores) y productos de cuidado personal (el 34%).


Compartir esta nota